La bandera de Cantabria

 

La actual bandera de la comunicad autónoma de Cantabria tiene su origen en la contraseña que, desde al menos el siglo XIX, usaba la provincia marítima de Santander, que se corresponde con la costa de la comunidad autónoma de Cantabria. Su matrícula es ST y su contraseña se compone de dos franjas, blanca la superior y roja la inferior.

Según las tesis de los historiadores que apoyaron la oficialidad de la enseña blanquirroja como actual bandera de Cantabria,​ su contraseña es la única en España anterior a la Real Orden de 30 de julio de 1845 que respetó su bandera blanca y roja empleada al menos desde el siglo XVIII por barcos y tropas cántabras. Sin embargo, no existe unanimidad al respecto ya que las evidencias aportadas sobre su uso antes de la Real Orden han sido refutadas por diversos autores con posterioridad.

La bandera viene definida en el Estatuto de autonomía, aprobado por Ley Orgánica 8/1981, de 30 de diciembre (BOE nº 9, de 11 de enero de 1982), reformada por Ley Orgánica 7/1991, de 13 de marzo (BOE nº 63, de 14 de marzo. Corrección de errores en BOE nº 65, de 16 de marzo), Ley Orgánica 2/1994, de 24 de marzo (BOE nº 72, de 25 de marzo. Corrección de errores en BOE nº 90, de 15 de abril) y por Ley Orgánica 11/1998, de 30 de diciembre (BOE nº 313, de 31 de diciembre). Estatuto de Autonomía para Cantabria, que establece, en su artículo 3º, que la bandera propia de Cantabria es la formada por dos franjas horizontales de igual anchura, blanca la superior y roja la inferior.

Cantabria podrá establecer su escudo (…) por Ley del Parlamento.

El escudo de Cantabria, una vez aprobado por el Parlamento, podrá incorporarse a la bandera.

Por su parte, la ley 9/1984, de 22 de diciembre (BOC nº 5, de 9 de enero de 1985). regula específicamente la Bandera de Cantabria.

Artículo 1º. La bandera de Cantabria, de acuerdo con el Estatuto de Autonomía, es la formada por dos franjas horizontales de igual anchura, blanca la superior y roja la inferior.

Artículo 2º. Sin perjuicio de la prelación que sobre ella tiene la bandera de España, la de la región debe ondear en el exterior y ocupar lugar preferente, junto a aquélla, en el interior de todos los edificios públicos civiles del ámbito territorial de la Comunidad Autónoma, de conformidad con lo establecido en los artículos 3º.1 y 4º de la Ley 39/1981, de 28 de octubre.

Y la ley 4/1987, de 27 de marzo (BOC nº 68, de 6 de abril), regula el uso conjunto de la bandera y escudo de la Comunidad Autónoma de Cantabria.

Artículo 1º. La bandera de Cantabria podrá llevar incorporado el escudo de la Comunidad Autónoma. Dicha incorporación se efectuará situándolo en el centro geométrico de la misma.

Artículo 2º. El uso conjunto de la bandera y el escudo de la Comunidad Autónoma de Cantabria será obligatorio en los casos y condiciones fijados en la Ley de la Bandera de la Comunidad Autónoma.

El Lábaro

El lábaro cántabro, o simplemente lábaro​ o lábaru,​ es el nombre que recibe la interpretación moderna de un antiguo estandarte militar conocido por los romanos como cantabrum. En la actualidad, es representado habitualmente como una bandera de color rojo granate que en su centro lleva un círculo rodeado de cuatro crecientes lunares con las puntas terminadas en círculos, que reproducen las que se encuentran en algunas de las estelas halladas en Cantabria. Su recreación fue obra de Luis Ángel Montes de Neira, fundador de la asociación Cantabria Unida, a finales de la década de los 70.

En las últimas décadas su uso se ha popularizado dentro de la Comunidad Autónoma de Cantabria siendo en la actualidad muy visible especialmente en eventos deportivos y fiestas regionales. En el año 2016 el Parlamento de Cantabria aprobó una proposición no de ley presentada por la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC), reconociendo la bandera del lábaro como «símbolo identitario del pueblo cántabro», aunque sin sustituir a la bandera oficial de Cantabria. Esta decisión no estuvo exenta de controversia en su momento y recientemente un partido político ha exigido su retirada de todos los edificios públicos en que estuviera presente.

Para Eduardo Peralta, arqueólogo e historiador santanderino, en una entrevista publicada en el diario.es, con el lábaro hay una confusión completa, empezando por el nombre. El estandarte que utilizaban los guerreros cántabros no se llamaba lábaro, en los textos lo llaman cantabrum. Sabemos que era un estandarte de tela, que se asemejaba bastante a los vexillum, pero no sabemos cómo eran, qué color tenían ni qué se diferenciaban de ellos.

El lábaro era otro estandarte, también de tela, que adoptó el emperador Constantino cundo se hizo cristiano, pero es un estandarte diferente.

El emblema de las medias lunas que aparece en las estelas es un signo astral, es funerario y también aparece en representaciones similares en los escudos celtíberos y de otros pueblos, pero nada nos garantiza que ese emblema estuviera en los estandartes. Además, la gente cree que era un estandarte de los cántabros o de Cantabria y no, era un estandarte de guerra, que se utilizaba para mantener unidas a las unidades o para dar las órdenes. Era una señal militar, no nacional.

Diseños similares a la bandera de Cantabria

Hay que decir que la bandera de Cantabria sin el escudo es exactamente igual a la de Polonia, por lo que únicamente se podrán diferenciar por medio del escudo. Las de Indonesia y de Mónaco también son iguales, pero con los colores invertidos, y la de Malta, los mismos colores en vertical.

Bandera de Indonesia y de Mónaco
Bandera de Malta